Entrevistamos a Ana Isabel Páramo, analista de inteligencia, consultora y formadora. Es también ponente de la 10ª edición del Postgrado de Inteligencia Económica (PIES), que comienza el próximo 6 de mayo.

Ana Isabel Páramo es una reconocida experta en inteligencia económica, que cuenta con una dilatada experiencia profesional en este campo. Ha trabajado durante 20 años en el Ministerio de Defensa español, como analista de inteligencia y formadora en análisis de inteligencia.

Desde 2019, trabaja como formadora y consultora freelance en inteligencia estratégica y corporativa.

  • ¿Qué cualidades debe tener un analista de inteligencia económica?

Un analista de inteligencia, con independencia de su dedicación al ámbito de la empresa o de la seguridad nacional, ha de ser inquieto intelectualmente, crítico y autocrítico, humilde, metódico y ordenado, perseverante y paciente, buen comunicador, leal a la institución o a los intereses a los que sirve y muy discreto.

  • ¿Qué importancia tiene la inteligencia económica en el sector privado (inteligencia competitiva)?

En realidad, la inteligencia competitiva es una parte de la inteligencia económica o empresarial. Esta reviste una gran utilidad para las organizaciones porque les permite explorar los futuros posibles y afrontarlos con anticipación.

En momentos de gran incertidumbre, es esencial la inteligencia para facilitar la toma de decisiones de acuerdo con los objetivos corporativos.

La reacción ante los acontecimientos ha dejado de ser una buena receta; la proactividad debe ser la esencia de cualquier estrategia empresarial.

Si estos argumentos no son suficientes, tengamos en cuenta que las empresas de los países de nuestro entorno emplean la inteligencia corporativa o económica para impulsar su crecimiento; si nosotros no lo hacemos, jugaremos en desventaja, tanto en el exterior como en el interior de nuestras fronteras.

  • ¿Y para las administraciones?

Una de las misiones de la Administración es velar por los intereses nacionales, la estabilidad económica y el bienestar de sus ciudadanos: aquí reside la legitimidad para producir y emplear la inteligencia económica.

Cualquier Estado del llamado primer mundo cuenta con instituciones públicas que colaboran con el entramado empresarial para fomentar la riqueza del país y esta se deriva del buen hacer de las compañías, públicas y privadas, de cualquier sector productivo.

  • ¿Cuáles son los ámbitos de aplicación de la inteligencia económica?

La inteligencia económica es útil y, por tanto, de aplicación, siempre que haya algo que ganar, perder o proteger. Además, su contribución a reducir la incertidumbre es crucial en la situación actual. Quien sepa anticiparse y adaptarse a los cambios de acuerdo con un plan tendrá una posición privilegiada frente a los clientes, competidores y proveedores.

Debemos abandonar la idea errónea de que la inteligencia económica es propia de las grandes corporaciones. Cualquier empresa, independientemente del tamaño y del sector de actividad, es un potencial usuario de la inteligencia como producto. Si, por motivos organizacionales, las pymes no pudieran disponer de una unidad de inteligencia, siempre les queda la opción de externalizar su producción a consultoras especializadas.

Por ejemplo, un “simple” proceso de internacionalización sin un buen análisis de inteligencia deja en manos de la suerte el éxito o fracaso del plan; cuando las pymes españolas salen al exterior se juegan mucho, tanto en el sentido económico como reputacional, de oportunidad, etc.

  • ¿De qué manera la inteligencia económica puede ayudar a desarrollar estrategias de éxito?

El fin último de la inteligencia es la anticipación y la evitación de la sorpresa. La inteligencia empresarial permite a los cuadros directivos tomar decisiones y diseñar estrategias de acuerdo con la evolución más probable de una situación de partida. Pero también ayuda a monitorizar el entorno con vistas a detectar posibles disrupciones y, si procede, adaptar los planes inicialmente diseñados.

La anticipación se basa en conocer para estar preparado y rehúye de la reacción cuando suceda un acontecimiento.

Ahora bien, la inteligencia económica llevada a su máximo escalón, la prospectiva, permite actuar en el presente e influir en él de manera legal y ética para generar el futuro más beneficioso para la empresa o, al menos, evitar que se produzca el más perjudicial.

  • ¿Por qué razones se debería cursar el PIES?

El PIES es un postgrado de gran calidad, en el que participan profesionales de reconocido prestigio y una dilatada experiencia en inteligencia y estrategia, lo que les otorga autoridad para transmitir conocimientos y compartir experiencias reales.

Combina teoría y ejemplos que ilustran sobre la importancia que reviste la inteligencia económica para el desarrollo de las organizaciones. Además, no olvidemos la dimensión de la seguridad del PIES: la seguridad corporativa tiene en la inteligencia una herramienta de gran valor, pues detecta amenazas y facilita la toma de decisiones y la adopción de medidas que minimicen los efectos negativos sobre la organización.

El PIES es un referente en España porque combina instituciones de prestigio, como MAS Consulting y la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE, con una excepcional dirección académica, con ponentes de los sectores público y privado y con alumnos comprometidos y conscientes de la trascendencia de la inteligencia económica para el crecimiento empresarial o nacional.

Su formato presencial y su celebración en viernes por la tarde y sábado por la mañana están diseñados para poder compatibilizarse con la actividad profesional de los participantes y para fomentar el networking entre ellos.

Finalmente, el PIES, haciendo gala a su denominación, se anticipa desde hace años a la demanda creciente en las empresas de profesionales de la inteligencia económica o empresarial.

 

Postgrado de Inteligencia Económica

El Postgrado de Inteligencia Económica es el programa pionero en España especializado en esta materia dirigido a directivos y profesionales del ámbito de la empresa; su 10ª edición tendrá lugar entre el 6 de mayo y el 1 de julio de 2022. El PIES tienen como objetivo difundir la cultura de inteligencia entre la alta dirección empresarial española y responsables de la Administración pública a través de conferencias, mesas redondas y publicación de documentos de investigación. Más información aquí.