Luis Salvador defiende que el funcionamiento de una campaña electoral no debe ser democrático. Debe haber un coordinador de campaña que tome las decisiones más importantes. No se puede someter a debate las acciones de campaña, sino que deben responder a una estrategia definida previamente. Siempre debe haber una persona con una visión general de la campaña que tome las decisiones estratégicas.