Muchos políticos se empeñan en hablar de todo, demostrar que dominan múltiples y variados temas. La realidad es que hay que llegar a la persona que está en el sofá viendo la tele y conseguir su confianza en el voto.

Para conseguirlo, la regla de oro es el dominio y claridad en el mensaje que se desee transmitir y para ello Daniel Ureña propone una lección básica de matemáticas y es que 3X3=1 y 7×1=0. Más vale repetir tres veces tres mensajes clave para que finalmente la gente memorice uno, que enumerar siete mensajes y que se levanten del sofá habiéndole calado cero, es decir, ninguno.