Alfonso Guerra diseño en las primeras elecciones  la «campaña amante» y la «campaña marido» de Felipe González. En 1977 Guerra diseñó una campaña amante para Felipe Rodríguez incidiendo en su aspecto más seductor y atractivo. En 1979 se plantea una «campaña marido», donde se muestra una imagen de seguridad y estabilidad.