Según Mark McKinnon, en contestación a una de las preguntas de los participantes, la principal fortaleza de Hillary Clinton no es su condición de mujer, frente al resto de candidatos hombres, si no la experiencia que acumula como política.

Las quejas de Hillary, añadió McKinnon, a los ataques que según ella sufre por ser mujer, le pueden hacer perder puntos en las encuestas. La sociedad demanda un candidato que se imponga, no que se queje, ha señaado Mark.