Es complicado, por no decir imposible, hablar de campañas electorales sin mencionar a Barack Obama. En la tercera jornada del Curso de Verano de Dirección de Campañas Electorales hubo tiempo, no sólo para hablar de él sino también para escucharle.

Roberto Rodriguez abrió la lata hablando de la americanización de las campañas. Un proceso cada vez más inevitable desde que el senador por Illinois convirtiera la campaña electoral en un fenómeno de masas internacional. Obama es el último representante de una larga estirpe de campañas en las que, para bien y para mal, la espectacularidad y el entretenimiento llevan siendo la tónica general durante décadas.

La tendencia a imitar ese modelo fuera de EEUU suele encontrarse con un inconveniente que parece evidente, pero que no pocas veces se soslaya: que es un modelo idóneo para EEUU, pero quizá no para otros países. No se debería, pues, importar un modelo marketiniano sin adaptarlo a cada realidad geográfica.

A continuación los alumnos se sumergieron en el campo de la redacción de discursos políticos de la mano de David Redoli, un área en el que, sin duda, no podía faltar Obama. Redoli se sirivó en un momento de la clase del discurso del presidente americano tras su victoria en los caucus de Iowa para ejemplificar un buen uso de las herramientas del discurso.

No por ser la herramienta de comunicación política más antigua, la palabra carece de herramientas y técnicas propias que sirven para diferenciar una alocución buena de una mala. La estructura, el enmarcado, el tono, las metáforas, etcétera, son tan difíciles de manejar como una cámara de cine o tan difíciles de armar como el escenario de un mitin multitudinario.

Siguiendo nuestra meta de hacer que el Curso de Verano sea una experiencia completa para los alumnos, en la tercera jornada se celebró una cena con David Pérez, diputado de la Asamblea de Madrid y portavoz del Partido Popular del Gobierno de Esperanza Aguirre. David Pérez aportó su experiencia del día a día del trabajo de un portavoz político en una comida en la que hubo ocasión de aprovechar el formato para dejar de lado el espíritu de una clase y convertir el encuentro en un diálogo con los asistentes.

Para cerrar el día, Cesar Calderon, @netoraton en internet, presentó su introducción al mundo de la web 2.0. Cómo no, Obama tuvo su espacio como pionero en la campaña online. Pero no monopolizó la sesión, en la que se habló largo y tendido sobre los valores que impone el medio internet a la comunicación. Constancia, transparencia y honestidad son algunos de ellos, y son la fórmula del éxito de una buena campaña, ya que su ausencia puede dar al traste con la comunicación online.

César Calderón compartió su experiencia en la campaña electoral de Patxi López, probablemente uno de los ejemplos más poderosos de las bondades de una buena comunicación en Internet en España. El ejemplo del actual lehendakari sirvió para demostrar que la cercanía con el electorado no sólo es interesante, sino que puede ser motivadora y hasta adictiva.