«La comunicación política, sobre todo electoral, en España y muy especialmente en Catalunya es una de las más avanzadas del mundo. Los electores son exigentes y los partidos apuestan por la innovación.»

Es una afirmación de David Madí, secretario ejecutivo de Comunicación y Estrategia de Convergència Democràtica de Catalunya y secretario de Acción Electoral de CiU. Tiene experiencia en la secretaría de comunicación de la Generalitat y es autor de ‘Democràcia a sang freda’, un incisivo libro sobre los entresijos de la política catalana.

Madí formará parte del equipo de profesores de MAS Consulting España para la celebración de nuestro 6º Postgrado de Dirección de Campañas Electorales que tendrá lugar entre el 15 de octubre y el 18 de diciembre de 2010.

Para Madí, la comunicación de campañas en nuestro país progresa a buen paso. Los obstáculos que el secretario de comunicación de Convergencia detecta tienen más que ver con la dinámica política que con la profesionalización del ámbito.
«Lamentablemente, esa potencia comunicativa de la política en España se ha empobrecido por las tentaciones de algunos de reducir al máximo los esquemas políticos existentes, obviando incluso la contraposición de ideas, modelos y proyectos. Véase como máximo exponente la campaña “Si tu no vas, ellos vuelven”.

«Hace tiempo que en España el tempo de la comunicación política viene marcado por la idea de “campaña permanente”. Hecho que ha provocado una rápida evolución en ese campo, empezando por definir el peso estratégico de la comunicación en la estructura organizativa de los partidos políticos,» dice Madí, que encara las próximas elecciones catalanas como una batalla de tonos en el que CiU pretende ofrecer esperanza contra el desencanto generalizado que rodea la política a través del tono.

«Para la campaña de las elecciones al Parlament de Catalunya de 2010 CiU ha impuesto un tono de campaña de respuesta a la desafección de la gente hacia la política con una comunicación moderna, próxima, con alto contenido programático e ideológico, con formatos totalmente nuevos y apostando por una nueva forma de hacer política, de relacionar-nos con los ciudadanos, que se apoya con las redes sociales. Tal como dijo Artur Mas, “hacemos política con la gente, no para la gente”.»