El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho anunciaba recientemente que volvería a participar en una carrera electoral en Cataluña donde vivió años de prosperidad profesional como alcalde de L’Hospitalet. Este movimiento de fichas en Ferraz, que sucede al que protagoniza Trinidad Jiménez, en liza por la candidatura a la presidencia de la Comunidad de Madrid, hace pensar en nuevos cambios en el Gobierno de Zapatero (Cristina Garmendia sería la siguiente, según la rumorología).

Ángel Gabilondo, Celestino Corbacho y Miguel Sebastían
Fotografía: Expansión

María G. Mayo, periodista de Expansión, habló con Santos Ortega sobre este asunto, para la elaboración de su artículo ‘Corbacho se va del Gobierno, ¿habrá más cambios?’

A pesar de los aires de cambio que corren por la bancada socialista del Congreso, Santos Ortega señala que el calendario del Gobierno tiene fechas importantes a las que enfrentarse que pueden incidir en los presuntos movimientos.

«La crisis de Gobierno va a estar supeditada al resultado de las primarias en Madrid y a la búsqueda de apoyo del PNV para la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado. Especialmente el de los Presupuestos, ya que este asunto condiciona un posible adelanto electoral».

También señala que, a pesar de que estos cambios se suelen realizar en época vacacional, para reducir el impacto de las crisis que inevitablemente generan desde la oposición, y la sensación de inestabilidad que provoca en la ciudadanía y los mercados, Zapatero se ha visto obligado a dejar escapar la oportunidad en agosto.

«La resistencia de Tomás Gómez a ceder la candidatura a la Comunidad de Madrid a Trinidad Jiménez ha hecho que no se pudieran hacer cambios ministeriales en el mes de agosto»