Los gurús de la comunicación no dejan de hablar de los Social Media y todos los candidatos quieren una campaña online “como la que hizo Obama”. Sin embargo, no hay que olvidar que los medios offline siguen siendo, a día de hoy, imprescindibles en la comunicación política y electoral.

Los políticos son conscientes de ello, especialmente en lo que se refiere a la televisión, de ahí que luchen a diario por acaparar espacio en este medio y se atrevan a testar nuevos formatos, en sintonía con los gustos actuales del espectador, con los que atraer a la audiencia.

A pocos días de las últimas elecciones presidenciales en EEUU, el todavía candidato demócrata Barack Obama contrató 30 minutos de espacio publicitario en el prime-time en tres de las cuatro grandes networks del país (NBC, FOX y CBS) pagando un millón de dólares a cada una. El objetivo era doble: convencer a los ciudadanos que aún permanecían indecisos y apuntalar todo lo que se había construido durante la campaña aprovechando las altas dosis de carga emocional que permite alcanzar la televisión.

Sarah Palin, la candidata republicana a la vicepresidencia de EEUU en 2008 y líder espiritual del Tea Party estrenó la semana pasada ‘Sarah Palin´s Alaska’, un reality show en la línea de ‘The Osbournes’ que lleva el infoentretenimiento y la espectacularización de la política al extremo.

Cinco millones de espectadores pudieron verla en su estreno escalando, de pesca o huyendo de un oso y conocieron mejor sus ideas y valores, su Estado natal, a su familia… En total, ocho capítulos de 40 minutos de puro entretenimiento al servicio de una posible candidata a la presidencia en 2012. Mientras tanto, su hija, Bristol Palin, ha llegado a la final del programa líder de audiencia en Estados Unidos ‘Dancing With the Stars‘.

Los políticos españoles parecen saberse la lección y es habitual verlos participar en programas de todo tipo (La Noria o Buenafuente son dos de sus preferidos). Daniel Ureña explicaba recientemente en ‘ La información’ cómo los políticos tratan de acaparar espacio en televisión los fines de semana para liderar la actualidad y en Cataluña, el spot se ha convertido en una de las piedras angulares de las campañas de los partidos para las elecciones del próximo 28 de noviembre.

Internet es cada vez más importante, pero no nos olvidemos de los medios tradicionales, y mucho menos de la televisión. Quizá la idea de Alfonso Guerra, dispuesto a cambiar 10.000 militantes por 20 minutos en televisión, siga teniendo vigencia: ¿20.000 amigos en Facebook o 10 minutos de televisión?