Daniel Ureña publica hoy en su blog de ABC, El foso de la orquesta, un artículo que explica el resultado de los caucus de Iowa, el punto de partida del proceso de primarias para elegir al candidato del Partido Republicano a la Presidencia de Estados Unidos en 2012.

1. Emerge Rick Santorum.

Hasta hace unos días el nombre de Rick Santorum había pasado completamente desapercibido en las encuestas. Ex Senador por Pensilvania, hijo y nieto de emigrantes irlandeses e italianos, casado y padre de siete hijos y conocido por la defensa de su fe católica. Anoche se convirtió en el gran vencedor de Iowa, a pesar de que Mitt Romney le arrebató la victoria por tan sólo 8 votos. Santorum no cuenta con un gran equipo de campaña ni de voluntarios, dos elementos fundamentales en una campaña electoral americana, pero sí contará, al menos en los próximos días con toda la atención mediática, que ven como un nuevo nombre emerge en la contienda republicana.

2. Mitt Romney salva los muebles.

El ex Gobernador de Massachussets, Mitt Romney, es el favorito en las encuestas desde hace meses, el front-runner. Si la economía es el gran punto débil de la candidatura de Barack Obama, Romney ha sido capaz de apropiarse de este tema gracias a su experiencia como gestor tanto en el ámbito público como privado. No entusiasma a muchos conservadores por sus conocidos cambios de postura y por su condición de mormón, pero se ha asentado la idea de que es el único candidato republicano serio que puede vencer a Obama en noviembre.

3. Newt Gingrich ha perdido momentum, pero queda tiempo.

Durante el mes de noviembre Newt Gingrich vivió su momentum y consiguió auparse en las encuestas con un espectacular aumento en intención de voto. Su equipo contaba con no ganar en Iowa, ya que hay otros muchos estados donde el autor del Contrato con América sí puede conseguir buenos resultados, por lo que seguirá en la campaña. Lo que está claro es que la campaña negativa que ha sufrido en las últimas semanas a mano de sus rivales ha tenido efecto.

4. Rick Perry puede abandonar.

El Gobernador de Texas sigue sin levantar cabeza. Después de su fulgurante salida el pasado verano el fenómeno Perry se apagó. Su fallo de memoria en uno de los debates fue la puntilla y el candidato texano continúa sin recuperarse. De hecho, anoche anunció que regresaba a Texas para valorar si «hay algún camino abierto en esta carrera».

5. Hay partido.

El mes de enero va a ser muy importante en la contienda republicana. El 10 de enero es el turno de New Hampshire, donde se espera un triunfo de Mitt Romney, donde vive actualmente; el 21 de enero es la primaria en Carolina del Sur y el día 31 en Florida. A partir del próximo martes John Huntsman, ex embajador en China, también se unirá a la competición. Ron Paul, que ha demostrado una gran capacidad de movilización en Iowa con un más que digno tercer puesto, también seguirá dando guerra, pero tiene pocas posibilidades de ser el nominado. Por su parte, Michelle Bachmann anoche obtuvo un pobre resultado con un 5% de los votos, lo que confirma que su candidatura ha perdido bastante fuerza. Por tanto, todavía hay partido. Los ocho votos de diferencia entre Romney y Santorum son la mejor muestra de que la carrera republicana está muy abierta.