John Fitzgerald Kennedy, 35º Presidente de los Estados Unidos de América, es un icono de los primeros años de los sesenta: los Estados Unidos del idealismo, del sueño americano, de la era de la televisión y del optimismo. En la creación de esta imagen política tan poderosa fueron fundamentales sus discursos y apariciones en televisión, muchos de los cuales han quedado grabados en el imaginario colectivo. Aquí, repasamos cronológicamente los más importantes en la creación del mito JFK.

1.     Discurso por la Nominación Demócrata para Presidente,
15 de julio de 1960, Los Ángeles.

«La Nueva Frontera no es un conjunto de promesas, sino retos. No representa lo que prometo al pueblo Americano, sino lo que le pido

Captura de pantalla 2013-11-18 a la(s) 16.15.41

Ante las 80.000 personas que atestaban el Memorial Coliseum de Los Ángeles, sede de la Convención Nacional Demócrata de 1960, Kennedy habló por primera vez de la célebre New Frontier, idea tan popular que se convirtió en uno de los temas de su campaña. América se encontraba ante una nueva frontera llena de peligros y, también, de oportunidades que requerían de políticas progresistas para acabar con la pobreza y con la discriminación racial, estimular la economía y dominar la carrera espacial.

2.     Discurso ante la Greater Houston Ministerial Association,
12 de septiembre de 1960, Houston, Texas.

“Creo en una América donde la separación de poderes es absoluta

Captura de pantalla 2013-11-18 a la(s) 16.21.38

El hecho de ser católico en un país de mayoría protestante suponía una barrera considerable para llegar a la Casa Blanca. Ya en el Discurso por la Nominación Demócrata trató en vano de restar importancia a un tema confesional que pronto pasó a dominar la campaña ante el temor a la influencia que Roma podría ejercer sobre el Presidente. Debido a ello, Kennedy compareció ante la asociación de líderes protestantes para dejar claro que lo importante no era su religión, lo importante eran el Comunismo, los derechos civiles, la pobreza, la carrera espacial y la educación.  Desde el comienzo, JFK fue capaz de acabar con esos temores infundados al abordar directamente el asunto.

3.     Debates Presidenciales,
26 septiembre- 13 octubre 1960.

“No estoy satisfecho con este país. Es un gran país, pero podría ser mejor”

Durante la campaña se celebraron cuatro debates entre Kennedy y el Vicepresidente Richard Nixon, de los cuales el primero fue fundamental en la creación del mito. Fue el  primer debate presidencial transmitido por televisión y fue seguido por 70 millones de espectadores.

Nixon tenía ventaja en los sondeos y controlaba un poderoso aparato electoral, así que se confió y apenas preparó el debate. Los asesores le recomendaron no debatir con Kennedy, dado que le otorgaba al demócrata una gran exposición frente al electorado a nivel nacional. Además, Nixon venía de pasar dos semanas en el hospital, y su aspecto físico, tenso y sudoroso, frente a un Kennedy cómodo, relajado, con apariencia joven y vital que había preparado el debate a conciencia, jugó en su contra.

La influencia del debate en los resultados se ha exagerado, dado que los datos existentes no permiten hacer valoraciones sólidas. Sin embargo, fue fundamental para la confianza del propio Kennedy y para su imagen.

4.     Discurso Inaugural de la Legislatura,
20 de enero, 1961, Washington D.C.

Creo que ninguno de nosotros querría cambiar de lugar con otras personas u otra generación

Captura de pantalla 2013-11-18 a la(s) 16.28.44

Tras jurar su cargo frente al Capitolio, Kennedy anunció en su discurso el inicio de una nueva era. Una nueva era llena de peligros y desafíos, pero también de oportunidades y esperanza si todos se esfuerzan unidos. Un discurso que marcó a toda una generación.

5.     Discursos sobre el Programa Espacial Apolo en el Congreso  y en la Universidad Rice.
25 de mayo de 1961 y 12 de octubre de 1962.

Esta nación debe asumir como meta el lograr que un hombre vaya a la Luna y regrese a salvo a la Tierra antes del fin de esta década

Captura de pantalla 2013-11-18 a la(s) 16.32.02

A la llegada de Kennedy al poder, existía la creencia errónea en  Estados Unidos de que la URSS les llevaba ventaja en la carrera espacial. Vencer esta carrera fue siempre una prioridad para Kennedy y, por ello, el 25 de mayo de 1961 se dirigió al Senado para solicitar un aumento de fondos para el programa que permitiese llevar al hombre a la luna antes del fin de la década. Este mensaje fue continuado en octubre en la Universidad Rice, donde explicó que “ninguna nación que espere ser el líder de otras naciones puede esperar mantenerse atrasada en la carrera por el espacio.” Reafirmando el mensaje optimista y la excepcionalidad estadounidense: “Nosotros escogemos ir a la Luna y hacer otras cosas, no porque sea fácil, sino porque es difícil.”

6.     Discurso en Berlín Occidental,
23 de junio de 1963.

“Hace dos mil años era un orgullo decir civis romanus sum. Hoy, en el mundo de la libertad, uno puede estar orgulloso de decir Ich bin ein Berliner

Tras la construcción del Muro de Berlín en 1962, Kennedy viajó a Alemania y fue recibido por multitudes enfervorizadas. En la Plaza Rudolph Wilde, junto al Muro, se congregaron más de 120.000 personas para escuchar al Presidente de Estados Unidos y este no les decepcionó. El discurso de Kennedy fue una poderosa y expresiva crítica al sistema comunista que pronto se convirtió un icono de la superioridad moral de la democracia sobre los totalitarismos, en una imagen común en la cultura occidental.