MAS_AlfonsoMateosLos periodistas y los medios de comunicación también son una parte esencial en la actividad de los asuntos públicos y varios de los alumnos del Postgrado de Dirección de Asuntos Públicos (PDAP) trabajan en el sector de la comunicación. Uno de ellos es Alfonso Mateos Cadenas, periodista del diario El Mundo y ex alumno de la cuarta promoción del PDAP, quien ha compartido su experiencia en el programa, cómo ha aplicado lo aprendido en su día a día y qué recomienda a los futuros alumnos.

Para todos aquellos que estén interesados en el Postgrado de Dirección de Asuntos Públicos, la sexta edición comenzará el 19 de febrero en la Universidad Pontificia Comillas y se prolongará durante 8 fines de semana. Toda la información sobre la matrícula, precia, profesores y el programa se puede encontrar en la web del PDAP aquí.

 ¿Cuáles son los conocimientos más destacados que ha recibido en el PDAP?
En mi caso, viniendo un ámbito profesional no ligado directamente a la gestión de asuntos públicos, lo que más destaco es el diseño, planificación y desarrollo de una buena estrategia de defensa de intereses. Esencialmente, el PDAP me ha permitido, desde un punto de vista global, adquirir un conocimiento muy amplio de la forma de trabajar en public affairs, así como, de manera más específica, un acercamiento muy certero y útil a las mejores herramientas y marcos de trabajo para la consecución de proyectos concretos. Debo a su vez destacar como uno de los elementos más enriquecedores la red profesional y personal de contactos que se desarrolla en este Postgrado, tanto entre los propios alumnos como con los profesionales que imparten clases.

 ¿Cómo ha aplicado los conocimientos adquiridos en el PDAP en su vida profesional?
Actualmente continúo trabajando en el campo de los medios de comunicación, con lo que no he dado el paso de empezar a utilizar de forma directa y práctica los conocimientos adquiridos. Si bien, el análisis de mi área de trabajo, esencialmente relacionada con la política y, desde hace poco tiempo, las relaciones internacionales, se ha visto sin duda enormemente enriquecido por mi paso por el PDAP. Ahora detecto mucho más fácilmente factores e intereses que influyen en procesos de toma de decisiones políticas y/o administrativas. En cualquier caso, mi interés personal por la gestión de la comunicación, entendida ésta como una herramienta clave en el desarrollo de la imagen y reputación de cualquier compañía u organización, ha aumentado si cabe más tras mi paso por el PDAP.

Tras cursarlo, ¿cuál cree que es el perfil ideal para participar en el PDAP?
Basándome en mi experiencia personal y en el perfil de los compañeros de mi promoción, diría que es multisectorial. Creo que hay muchos campos profesionales, de distinto origen y diferentes funciones, que pueden encontrar muy enriquecedor un postgrado de estas características. Sin duda, cualquier profesional que en su campo de desarrollo laboral tenga que lidiar directa o indirectamente con los procesos de comunicación -tanto interna como externa-, imagen de marca y reputación de una organización encontrará de gran provecho las enseñanzas del PDAP.

¿Qué aspectos cambiaría de la representación de intereses en España?
Es evidente que hay que sacarla del pozo en el que está sumida por las malas prácticas de unos y el poco conocimiento de muchos sobre lo que realmente es la labor de lobby. Me consta que los más interesados en modificar esta situación son los profesionales de Asuntos Públicos de este país. Hay que hacer un gran esfuerzo de transparencia, conseguir que el registro público sea una realidad -y sea eficiente- y hay que hacer un gran esfuerzo pedagógico de cara a la sociedad. En este último aspecto, creo que los medios de comunicación son una herramienta básica para conseguir borrar esa suerte de leyenda negra que ha recaído sobre el lobby en España. Quizás, yendo a lo concreto, es en este campo, el de la relación con los medios de comunicación, donde podría avanzarse con más ahínco, pues creo que para normalizar la relación con una sociedad que considera al lobby un elemento negativo, una de las mejores herramientas es la visualización.

¿Qué destacaría del PDAP?
Por un lado, que es un programa muy completo desde el punto de vista de la formación. En apenas unas semanas es capaz de recoger y sintetizar los elementos principales del diseño y desarrollo de estrategias de defensa de intereses, pero también de mostrar numerosos casos prácticos, algunos de ellos auténticos referentes del lobby en España, y establecer un diálogo directo con actores necesarios en dichas estrategias (poder legislativo, poder ejecutivo, medios de comunicación, administraciones y organizaciones supranacionales, etcétera). Por otro lado, resulta muy interesante el espacio de desarrollo e intercambio de conocimientos profesionales que se crea entre el alumnado; en el caso de mi promoción, todos ellos magníficos profesionales en sus campos.