El ex director de campaña de Barack Obama en 2008, David Plouffe, comenzará a trabajar como Vicepresidente de Política y Estrategia de UBER a finales de septiembre, según ha anunciado la propia empresa en su blog. Plouffe se ocupará de las gestiones de política global, actividades políticas y comunicaciones de la empresa que intenta revolucionar el transporte de pasajeros en todo el mundo.

Plouffe, quién fue asesor de la Casa Blanca entre 2011 y 2013 y autor de uno de los libros más vendidos sobre Obama, The Audacity to Win, considera que empresas como UBER “son una revolución” y su nuevo trabajo es una gran oportunidad para “participar en ello”.

Varios compañeros como el asesor David Axelrod o Jim Messina, director de campaña de Obama en 2012, así como varios alcaldes y gobernadores, han mostrado su apoyo y felicitación a Plouffe y UBER por su reciente acuerdo. Otros medios, entre los que se incluye POLITICO, han recordado la labor de Plouffe durante la campaña de 2008 y el uso innovador que hizo de la tecnología y de las aplicaciones para lograr la victoria del actual Presidente.

UBER, fundada en 2007, con presencia en 44 países y más de 70 ciudades de todo el mundo, conecta a través de una aplicación móvil a ciudadanos y conductores. Con un simple formulario de lugar de partida y destino, los pasajeros de todo el mundo pueden encontrar a un conductor que les lleve al lugar acordado, con una tarifa determinada. De esta forma se ofrecen a los ciudadanos más posibilidades de transporte y a los conductores más posibilidades de negocio.

Días antes de anunciar el fichaje de Plouffe, el Partido Republicano había iniciado una campaña de recogida de firmas para apoyar a UBER y a sus usuarios. También hay varias peticiones en otras plataformas sociales solicitando a los alcaldes de varias ciudades que anulen los proyectos de ley que prohíben a UBER funcionar.

A pesar de su utilidad y los miles de usuarios registrados en todo el mundo, UBER ha despertado gran controversia en muchos lugares, entre ellos España, ya que determinados gremios, como el de los taxistas, consideran esta plataforma una competencia desleal e incluso ilegal.